Más hambruna en Venezuela con genocidio a cámara lenta Más hambruna en Venezuela con genocidio a cámara lenta
Coromoto Álvarez.- Las informaciones que procesa el Grupo de Análisis Político, liderado por José Curiel, Miguel Hernández Ocanto y Andrés Scott, descubren que en... Más hambruna en Venezuela con genocidio a cámara lenta

Coromoto Álvarez.-

Las informaciones que procesa el Grupo de Análisis Político, liderado por José Curiel, Miguel Hernández Ocanto y Andrés Scott, descubren que en Venezuela persiste una crisis insostenible con la bandera pirata de los invasores con “más hambruna y un genocidio a cámara lenta” que conduce a sus habitantes cada vez más empobrecidos al calvario y el cementerio.

En presencia del ex candidato presidencial Oswaldo Álvarez Paz, expertos en diversas áreas desglosaron una serie de noticias alarmantes en el conversatorio del GAP sobre la destrucción del país que va desde la corrupción de Petróleos de Venezuela, los sobornos de Odebrecht, el narcotráfico con el nuevo giro            que adquiere la condena a dos sobrinos de la pareja presidencial por un juzgado de Nueva York y sus implicaciones que pudiesen enlodar a altos jerarcas, la quiebra de las finanzas públicas con las deudas por pagar, el despilfarro y la escasez de divisas para importar alimentos y medicinas, el deterioro en la prestación de servicios de transporte como el Metro, las camionetas y la falta de combustible para los aviones y las prevenciones ausentes en el suministro de agua, luz y gas a la población.

Con ese cuadro dantesco nuestras fuentes informativas agregan el fracaso rotundo de la producción agropecuaria, el cierre de empresas industriales y comerciales que generan mayores índices de desempleos jamás vistos  y los grados de inseguridad que se elevan con robos en edificios de neumáticos y baterías en el parque automotor de los aparcamientos,

Tal cual se registró en un sector de San Luís en la Gran Caracas, hechos delictivos que pudiesen propagarse en establecimientos comerciales y residenciales como consecuencia  del incremento del hambre y la miseria.

En el campo de la publicidad se observa, según el Grupo de Análisis Político, plantas televisas en manos privadas pasan aceite por falta de anunciantes. Del mismo modo las empresas de seguros no resisten sus desembolsos para pagar cincuenta millones de bolívares por día en terapia intensiva a una clínica privada que bajo el esquema inflacionario compra los insumos, es decir, equipos y medicamentos en dólares por la libre.

Con ese panorama sombrío que atenta contra la calidad de vida de los ciudadanos de todos los órdenes y rincones de las parcelas del plupartidismo, soldados y demás integrantes de los cuerpos de seguridad no escapan al envoltorio de esa franja roja, pues también padecen el estrangulamiento con la soga al cuello de un sistema foráneo impuesto a la brava que fracasó en Cuba y la Unión Soviética.

La síntesis informativa que proporciona el GAP a la luz de sus encuestadores revela que el descontento en las grandes mayorías nacionales alcanza la cifra del 83 por ciento, mientras en paralelo, la institución con mayor poder de aceptación y de convocatoria, en virtud de su perseverancia y majestad en las denuncias reales sobre el caos en el cual  se halla inmersa la nación, anda por el 89 por ciento a boca de jarro.

 

Francisco Mayorga

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *